¡Caracoles de campo!palillos y buen rollo.

¡¡Amigos amantes del campo!!!

Procúrense una buena compañía para comer caracoles. Y cuando estén con ella disfruten mucho con la posibilidad de hacer lo que sigue, que ¡es muy divertido!

Sacarlo con el palillo.
Probar el sistema de la absorción.
Según y cómo comerlos de dos en dos.
Mirarles a la carita, viendo que tienen boquita y antenitas.
Probarlos con algún tropezón de morcilla o gamba, o bien otro similar, según el restaurante en que se los preparen, si es que están en uno.
Probarlos en una tapa de pan. Como un bocadillo de caracol.
Comerlos bañados en salsas con cebolla y tomillo.
Con picada de almendras.
Probarlos en otras salsas de muchos tipos, como alioli o romesco. Por haber, hay muchos tipos. Elijan la suya.
Observen que posiblemente sea uno de los pocos animales que se toman de un solo glup. Al menos de los conocidos. Repitamos: De un solo glup. No sucede con una gamba, que se ha de pelar y le sobra la cabeza y que no te cabe directamente en la boca. No así un pollo, que tampoco. No así muchos pescados. ¿Será realmente el único que conozco que tiene esta característica de entrar de una vez? ¡Glup, glup!
Sonrían gracias al Slurrrppppp.
Hagan Slurrrpppppp, nuevamente.
Slurrrrrpppppp, otra vez.
Sepan que, con tanto invento culinario hoy día, existe el carpaccio de caracol.

Si van a una feria de caracoles, entre otras cosas, hacen andar a los caracoles encima de una superficie plana, estimulándolos con agua u otros elementos.
¡A ver cuál corre más! ¡Qué divertido, ¿no? ¡Eso en las ciudades no pasa, oigan!

Sugerencias:
Si quieren comer caracoles en un entorno rural, ¡piérdanse por los pueblos que tienen la cercanía con el campo¡
Tomen nota de multitud de restaurantes fuera de la ciudad:
Como vivo en Barcelona, son cercanos pero no dejen de ir por todas partes;

“La Antiga Masía” de Igualada.
“El Cargolet”, en Begues. Muy cerca de Barcelona pero es otro mundo. Vale mucho la pena hacer ruta por Begues, pasando por Olesa de Bovesvalls hasta Avinyonet.
“Can Barris”, en Riudellots de la Selva, camino del Ampurdán y la Costa brava.
Cerca de Barcelona hay varias masías en Collserola (entre ellas la “Masía La Salut”, “Can Portell, “Can Tintorer” o Santa creu D´Olorda)

Pero si no pueden salir y quieren probar caracoles en Barcelona ciudad tienen “Can Cargol” en la calle Aragón, “El Cargolet” en Comte d´Urgell (que curiosamente lo llevan unos paquistaníes, aunque conserva el aire catalán de los anteriores dueños) y “El Pebrot y el cargol” en Sants.
Y, por cierto, sepan que existen a la venta en comercios de alimentación unos caracoles muy ricos, marca La Leyenda, de Calahorra, para tomar en casa, que también he de citar para que lo sepa el gourmet.

Acerca de sandra

Quién me iba a decir a mi tantas cosas...
Esta entrada fue publicada en Al campo!. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>