Ideas que tienes yendo por la vida y te sirven para sacar conclusiones. Porque reflexionar es importante.

El movimiento se demuestra andando

Bombilla

Por sandra 1 noviembre , 2013

La sencillez de una frase como esta, esconde, a mi entender una gran verdad.  

Que poco sabemos…

interrogacion3

Por sandra 12 agosto , 2013

¿Lo pensáis? ¡’Qué poco sabemos de las cosas que nos rodean!. Y, peor aún, aparte de vivir sumidos en la ignorancia, real y constatable, acerca de muchas cosas, llega un punto en que estamos tan acostumbrados a ellas, que no nos sorprenden nada en absoluto: ni la nevera ni la televisión ni la radio, ni el móvil ni la informática ni tantas cosas inventadas que, su esfuerzo han costado, que su funcionamiento peculiar y especial tienen, y de las que apenas sabemos nada

Leer mas

¿Dónde estás naturaleza?

tronco

Por sandra 3 agosto , 2013

Ya hace un tiempo que estoy tomando conciencia de una cosa importante: he tenido poco contacto con los frutos de la tierra a lo largo de mi vida. Eso es consecuencia de mi entorno, en parte. Siempre he vivido en una ciudad… Me rodean edificios, algunos árboles de la calle, semáforos, coches (es uno más de las familias), ambulancias y, me he dado cuenta, que muy pocos animales y naturaleza. Una lástima verdadera. Echo de menos poder ver y recoger berenjenas y demás

Leer mas

¿Qué es prescindible o imprescindible?

precio

Por sandra 27 julio , 2013

Dado que la economía es tan importante y decisiva en la vida de todas las personas,  PREGUNTÉMONOS:   ¿Qué hay de lo que tengo/necesito que sea imprescindible? ¿y que sea prescindible? Y ¿Qué entiendo que le da valor a las cosas? Pongamos por ejemplo, una marca. Este es un fragmento del que espero sea un próximo libro, que trata de los tiempos que corren. Que ¡menudos son! Madre, menudos son.   El precio y la marca, la marca y el precio   Ya

Leer mas

Pensando acerca del doble sentido de las palabras

Engañifa

Por sandra 21 julio , 2013

RELATO “TAPAS” DEL LIBRO “ALGO RICO SE CUECE” Algunas conversaciones de barra pueden llevar a conclusiones inesperadas. Conocí a un alemán que se llamaba Reinhard. Cuando venía de Alemania a trabajar, aparte de tirar los trastos a las mujeres en sus horas libres, me comentaba, en el Loro Blanco (entre cañas y tapas de jamón): —No entiendo bien a la gente en España… —¿Y eso, Reinhard?-Pregunté. —Pues que si alguien dice: «Qué rica está esta lasaña que has preparado», y quién sabe si piensa

Leer mas