¡El cava y sus burbujitas!chin chin, chin chin.

Cava

Yo brindo con cava cada Navidad en mi casa. Con el deseo de que dure lo bueno: ¡per molts anys! qué momentos más gloriosos, oigan.
Pues no hay cosa que me guste más que ir a San Sadurní de Anoia ¡a ver muchas bodegas de cavas y vinos, incluyendo la famosa Freixenet que sólo había visto en los anuncios de Fin de año a ver cómo se hace el cava! ¿Ustedes lo han visto? El anuncio es muy conocido pero poder estar ahí ya es otra cosa. En la realidad se pueden ver viñas. Y más viñas. Y más viñas. ¡Qué maravilla de paisaje! Y las cavas con las botellas llenas de cava. Otro aire, otros ritmos que no tienen nada que ver con los de la urbe. ¡Los ritmos de la naturaleza¡

Considero que el buen gourmet se debería adentrar en el mundo del cava, si está en San Sadurní y aprender de todo lo relacionado con ello porque así valora mejor lo que es.

Ahí supe yo que el nombre de cava viene de “cavar” la tierra. Y que las botellas se acostumbran a guardar en lugares bajo tierra porque la temperatura es constante. Que se dejó de llamar champagne porque Champagne es una región de Francia y los franceses quisieron tener la exclusiva. Que no se transforma la uva en líquido espumoso de un momento al otro, tarda, como mínimo, nueve meses.

Es de valorar el esmero y el tiempo que se dedica a elaborar cavas. Algunos productores, para venderlo pronto, lo dejan fermentar el menor tiempo posible pero entonces puede resultar ácido. Eso me lo explicó un buen guía, muy simpático de Cannals i Munné. De ello se concluye que en el tiempo de fermentación radica el mérito de la crianza del cava. Fermentar, por cierto, quiere decir atravesar unas transformaciones naturales.

Entre las bodegas que se pueden visitar, para disfrutar del olor y paseando entre barriles, disfrutando de un entorno tan dependiente de la tierra y tan tradicional y auténtico, se encuentran estas:
Colomer, Giró, Gramona, Blancher (con sus lámparas en el techo de la bodega donde puedes degustar un cava o vino, hechas con gorros de paja que me parecen muy originales y sugestivas), Pere ventura, Mestres, Conde de Valicourt, Juvé i Camps, Recaredo, Cannals i Munné, donde hay un guía muy simpático, y algunas otras. Como Codorniu donde pueden coger el tren para recorrer los túneles bajo tierra. ¡Agárrense!
Y Freixenet, cuyo nombre viene de un pequeño fresno que había en la finca de los payeses antes de crecer como empresa.
Yendo a la esencia de las cosas, si piensan en cómo se hacen los cavas, dense cuenta de que, igual que otras muchas cosas en la vida, siguen un proceso. No sé si se habían fijado en eso del proceso como leit motif de cientos de miles de cuestiones que suceden alrededor nuestro: concebir un hijo, enamorar a una persona, quererla, cultivar plantas, todo tipo de cocinados, construir casas, ponerse moreno del sol, ir de un sitio a otro, tener un orgasmo, etc., etc., etc.

La definición de proceso dice: “Conjunto de fases sucesivas de un fenómeno o hecho complejo”.
Pues, por tanto, está el mundo lleno de procesos interesantes, ¡no dirán que esto no merece un brindis!
Vamos, ¡un brindis!
¡Por el campo¡

Acerca de sandra

Quién me iba a decir a mi tantas cosas...
Esta entrada fue publicada en Al campo!. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>