Gracias a esta gente

aplauso2

¡Gracias a esta gente que colabora!

Opino que si bien hay mucha gente individualista, que pasa de las normas  y que, por tanto, lo que hace es perjudicar a la gente que está implicada, con ellos,  en esas normas, (Por ejemplo, las normas que rigen el reparto de beneficios en una empresa o en un banco) menos mal que hay gente que es más respetuosa con ellas y sabe ver la lógica que tienen, sobre todo. Y gente solidaria, atenta con los demás, amable, constructiva, cariñosa y que se preocupa del bienestar ajeno. ¡Menos mal! ¡Se agradece tratarse con ella! ¡Por ejemplo, con un vendedor de fruta que te perdona los cincuenta céntimos que no llevas y no que te cobra de más!

 

Los que hacen servicios

En general, se agradece que haya gente que colabora con los demás, que coopera y que no  te manipula, como hacen algunos comerciales en tu vida social, y algunos novios con algunas chicas, en su vida íntima.  Qué gusto da ir a algunos restaurantes, a ciertos hoteles, a algunas tiendas o a un centro de salud y que te traten bien. Qué gusto da tener un problema y que veas que los demás luchan por ayudarte a resolverlo, desde el amor y la empatía.  Y que trabajen bien y a gusto. Qué gusto dan algunas personas que hacen servicios, como los camareros en los restaurantes, los recepcionistas de hotel, el personal de limpieza que lo deja todo limpio y por tanto contribuye a un entorno saludable, los cocineros que te dan de comer cosas riquísimas… Así,  tú la mar de feliz. Qué bien, los electricistas que arreglan las instalaciones de luz que te permiten tantas cosas, los lampistas que son muy apañados, los médicos que te protegen la salud, los profesores que están por ti, etc. gente que intenta hacerlo lo mejor que sabe.

 

Las personas solidarias que no cobran por todo

Y hay gente solidaria que no cobra por todo lo que hace. Como, de un tiempo a esta parte, los que organizan mercados de bienes de segunda mano y recaudan alimentos para repartirlos, conscientes de que sobran y que a otras personas les vienen bien. Gracias porque demuestran  que no todo se compra con dinero o se hace por dinero, sino que también existe la empatía, el amor al prójimo, la espontaneidad y que no hace falta  cobrar comisión a cambio de eso.

Entre unas cosas y otras: hay beneficios tan positivos de algunas relaciones, que realmente no se explica que una persona tienda a pasar siempre de otras y de las normas y actuar de forma individualista en perjuicio ajeno. ¡Pensar en los demás no siempre es tan malo!

 

 

A tener en cuenta, lo necesaria que es la cooperación

¡Atención, individualistas!

¡Atención, antipáticos!

¡Atención, esos callados!

¡Atención los que nunca tienen en cuenta la reciprocidad con otros! ¡Los que no  escuchan!

¡Interésense por los demás un poco, también, que igual hasta les gusta!

 

Si tienen algún problema para expresarse o ver el lado positivo de los demás, consideren hacer una terapia (es decir, un tratamiento). Como, por ejemplo, siguiendo la técnica del psicodrama que inventó un psiquiatra rumano, Jacob Levi, para ayudar a superar algunos problemas a través de la actuación. Consiste en  mantener un monólogo en voz alta con la persona con quien te hubiera gustado comunicarte y no pudiste o tener un diálogo con actores que te responden. A diferencia de otras formas de terapia, en este caso, el paciente no solo habla con un terapeuta sino que  usa técnicas de teatro, como las mencionadas.

Y a pesar de la importancia de comunicarse para la salud mental y el bienestar, sin embargo, hay personas muy reacias a comunicarse y a colaborar que prefieren no tratar con la gente. Que van a lo suyo, más que otra cosa. Que son cortantes. Están en su derecho. Porque del mismo modo que comunicar es importante hay que saber cuando, cómo y por qué. Y como dijo Freud, algunas veces uno es “esclavo de lo que habla y dueño de lo que calla”.  Por esto imagino que  en parte  el motivo por el que no se comunican podría ser que ¿dejan de ostentar el poder sobre sí mismas?  O que  no saben. O no les motiva. ¿Por qué no quieren?  Hay veces en que se están muy bien a gusto con uno mismo.

En todo caso, ¿Os habéis parado a pensar en las ventajas que tiene cooperar, en diferentes sentidos, con otros?

-La gente lleva la soledad negativamente, porque la compañía se agradece.

Me gustaría hacer un simple apunte a que la soledad llega a enfermar a las personas hasta extremos que sorprenden. Cuando hice prácticas de asistente social en el hospital psiquiátrico de Martorell supe que existen casos de personas que por falta de comunicación continuada y de contacto con la realidad, habían desarrollado un trastorno mental llamado paranoia. Quien lo padece se siente perseguido y tiene hasta alucinaciones. El estar en contacto con otras personas y con la realidad es muy necesario para el bienestar mental.

Creo que en pequeño grado, todos nos podemos haber sentido solos alguna vez.  ¿Quién no? En algún momento. Yo andaba pensando en ello cuando voy y encuentro en el libro de Ortega Gasset, “La rebelión de las masas”, del año, 1929, esta cita: “estos meses pasados empujando mi soledad por las calles de París, caía en la cuenta de que yo no conocía en verdad a nadie salvo las estatuas” (página 51).

Vaya por Dios. Fíjate hasta Ortega, el pobre. ¡Se sentía solo y estaba rodeado de multitudes! Y yo, frente a su libro, pero con sus pensamientos.

Por todo esto, creo que es necesario hacer un inciso acerca de los beneficios que tiene  contar con otros y comunicarse.

 

UN LISTADO

DE OBSERVACIONES ACERCA DE LO POSITIVO QUE TIENE CONTAR CON OTROS

 

Es imprescindible en la infancia porque los niños no se valen solos.

La comunicación con la madre y demás entorno es fundamental. Determina el buen  desarrollo, la seguridad y confianza de los niños y, lo que es más básico aún, su supervivencia.

Es imprescindible en la pareja

Porque si no hay comunicación y entendimiento, no se engendran niños ni endorfinas. Ni se convive con gusto.

No todo en la vida es ir a tu rollo y buscar lo bueno para ti. Hay cosas que se hacen mejor entre dos o más; en equipo.

Hay resultados que una sola persona jamás podría hacer, como un edificio. Se hace entre varios paletas, ingenieros y demás conocedores de la forma de hacer la casa, con ciertos materiales y siguiendo ciertos procesos. ¡Tu solo no puedes! Ni queriendo.

 

Es un alivio… ¡Menos mal que están otros ahí cuando hace falta!

  • Qué alivio tener un apego bueno cuando eres niño y saberte cuidado y protegido cuando toca y amar a una persona cuando tienes edad. Hay un momento en la vida, en que  pasas la adolescencia y no piensas solo en ti sino también en la otra persona… Según y cómo, puedes sentir con ella y participar de su mundo interior. Si, aparte, los otros hacen cosas por ti, te quitan directamente el peso de hacerlo todo tu sola/o.

 

  • Los demás nos hacen sentir acompañados y nos pueden ayudar.

 

Es divertido

  • Causa efectos que son divertidos y despiertan emociones. ¡Brindemos!
  • Das y  recibes información verbal y afectiva. Acerca de muchas cosas, como dónde está un sitio mismo, y qué sensaciones despiertas en otros (en el lado afectivo)
  • Es un estímulo motivador. ¡Vamos!
  • Ayuda a desarrollar habilidades sociales y físicas. Por ejemplo, los deportes de contacto.

 

Es enriquecedor

La comunicación, con la existencia de un emisor y un receptor, favorece EL ARTE DE REPRESENTAR situaciones: Estas generan una complicidad entre personas y un sentimiento de unidad agradable. Es imprescindible que haya quien mire y quien actúe.

Vemos otros puntos de vista

Es imprescindible para enseñar y aprender de muchísimas cosas

 

¡Viva la Patum de Berga!

Y pensando en este tipo de cosas, encontré una entrevista, en el suplemento de La Vanguardia, a un actor que me gusta mucho,  y que también escribía en el blog de Afuegolento, como yo, Juan Echanove,  el 18 de mayo de 2014, contenta de ver que opina una cosa que coincide en una parte con lo que pienso.

“De nada sirve lo que hagas para ti si no puede ser compartido” A mí, el triunfo solitario en plan,” me escapo del pelotón y llego a la meta y el que venga detrás que arree” no me interesa para nada”. Creo que la vida es un trabajo de equipo y que lo que hay que hacer es formar parte de ellos y contribuir a crearlos”.

Creo que todos tenemos aspectos individuales que son únicos o no, pero destacables, y en muchas actividades que desarrollamos se ponen en evidencia diferencias entre unos y otros (de físico, de motivación, de energía, etc.) pero también creo en que tenemos aspectos comunes y que no se debe faltar la atención a estos mismos.

 

 

 

 

¿Y vosotros cómo pensáis? ¿Lo compartís?

Hablando de comunicar, estaría bien que muchos políticos escribieran libros y dejaran sus pensamientos para los demás.

 

Tiene razón este hombre:

 “Es detestable esa avaricia intelectual que tienen los que sabiendo algo no procuran la trasmisión de conocimientos”

 

Miguel de Unamuno

 

¿Cómo pensáis? Ya que el modo de pensar determina una parte de nuestras acciones (no todas, porque a veces hacemos cosas por obligación y no las pensamos por nosotros mismos). ¿Cómo piensan de la economía, en especial? Es una parcela básica de la vida que trata de cómo administramos nuestros bienes.  Y si son públicos, más vale que tengan nociones buenas de cómo administrarlos.

 

 

 

Acerca de sandra

Me gusta el campo y vivo en una ciudad. Bueno, intento aprovechar todo lo que tengo al alcance y hasta he llegado a ver un olivo delante del Corte inglés, que pasa desapercibido, el pobre.
Esta entrada fue publicada en >Un poco de filosofía de vida. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>