Las apariencias engañan y alguna gente también, por muy inteligente que sean o mucho estatus que tengan. Lo del ministro de economía es muy penoso.

Cuesta de creer que el mismisimo Ministro de economía sea un estafador de Hacienda, ¿no? es como decir que un cocinero te da un plato malo de comida: no cuadra, nada en absoluto. Si una persona honrada da con la noticia de que un ministro en quien creía le ha estafado puede despertarse en ella un mecanismo de defensa casi inconsciente y muy frecuente que es la NEGACION. “NO es posible”. No es posible que Rodrigo Rato, haya blanqueado capitales, se dice. Pero sí lo es.
Lección de la vida: Estafadores no son siempre o solo timadores de poca monta. Tener una carrera o estar en un puesto importante no es sinónimo de honradez. Sí, vamos muy mal, sí, nuestra idea de la perfección se puede venir abajo, no, no toda la gente cumple con su deber y sí, el dinero es más importante que el saber hacer o el bien social. Pues es lo que hay. Pero no debería ser así.

Acerca de sandra

Me gusta el campo y vivo en una ciudad. Bueno, intento aprovechar todo lo que tengo al alcance y hasta he llegado a ver un olivo delante del Corte inglés, que pasa desapercibido, el pobre.
Esta entrada fue publicada en >Visión crítica. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>