¿Me llama un pollo por teléfono?

¿Qué tapas?

Miles de conversaciones de barra pueden llevar a conclusiones inesperadas

Conocí a un alemán que se llamaba Reinhard, que aparte de tirar los trastos a las mujeres en sus horas libres (¡Pillín!) me dijo un día, en el Loro Blanco, bar sarrianés por excelencia (mientras nos tomábamos unas cañas y tapas de jamón):

-“No entiendo bien a la gente española …”
-¿Y eso, Reinhard?, le dije.

Pues que alguien dice:

“Mira qué bueno está el queso” Y quién sabe si piensa que está buenísimo o piensa que está malo de narices. La gente no habla claro, se usa mucho el doble sentido.

En su país eso no va así. Si, pongamos por caso, el mismo Reinhard dice:

-“Esto está muy bueno, cariño”

Quiere decir que está bueno. Si hubiera dicho que está malo, significa, simple y llanamente, que está malo.

Lo entiendo, pero, Reinhard, es que el doble sentido ya no es solo fruto de la ironía, sino que forma parte del lenguaje. No puedes recriminarle a un español que las palabras signifiquen varias cosas. Por ejemplo, tú toma: tapa y engañifa, las dos pueden significar varias cosas.

Al respecto de esta circunstancia, un profesor de la Facultad de Periodismo, nos explicaba que, aparte de leer intenciones de la gente, si se duda de lo que una palabra quiere decir, el contexto define lo que quiere decir.
Por ejemplo, para saber si una tapa es de váter o se come, hay que mirar alrededor (Del texto o del lugar).
Y entonces: ¿Estás en una feria de inodoros o más bien estás en un restaurante vasco? ¿Hay una barra llena de rebanadas de pan con pimientos, lomo, tortilla, gambas o atún por encima o cadenas de váter? Si es una feria de inodoros es una tapa de váter, si es un vasco es una tapa de pan.

Raro sería lo siguiente: Que estemos en un restaurante, venga el camarero a la mesa cuando le hemos pedido un pincho de tortilla y nos traiga una tapa del váter del local. (Podemos contestarle, como si no pasara nada, que su tapa blanca no casa con los inodoros a flores del lavabo de casa y que mejor no la queremos, gracias).

Otro día, en otro lugar, podemos hablar de que eso de que Reinhard es fiel a su mujer es una engañifa. En otro lugar, la engañifa es un plato de comida de origen árabe, que se come en Andalucía.
(Por cierto, cuidado con lo que últimamente traen los árabes, porque de un tiempo a esta parte dicen que vienen con un virus que se llama Ántrax y ya no hablamos de su contribución cultural al país con la Alhambra de Granada o la engañifa sino de otras cuestiones).

Al hablar de engañifas nos hemos de aclarar con lo que estamos diciendo: Si hablamos de un plato que se toma en el sur de España a base de pimientos, tomates, pescado seco, boquerones y arenques asados o de qué hablamos. Cuando se hable de engañifas y nadie se esté comiendo un plato de pescado y pimientos, igual se refieren a una mentira.

¡Reinhard! ¡Los españoles somos como somos¡ ¡Libres de utilizar las palabras a nuestra conveniencia y aplicarlas como gustemos!
¡Que un yogur no es sólo es un cremoso lácteo recomendado para el tracto intestinal! ¡Que también se puede decir de una niña guapa!
¡Pues te toca averiguar si dice yogur porque tiene hambre o por otro motivo!

Acerca de sandra

¡Me encanta la creatividad!
Esta entrada fue publicada en Algunos relatos.. para divertirse leyendo y hacer un... ¡click!. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>