Nada está en su sitio

Ventasypublicidadesvarias 013

Nada está en su sitio
En los tiempos que corren nada está en su sitio, todo está fuera de su lugar de origen: el vino, el queso, la harina, etc. Esto es el resultado  de muchos movimientos de un lado para otro, de distribuciones de productos a diferentes lares. Tiene su lado positivo, supongo, poder disfrutar de un mango de Venezuela, por ejemplo, de los mencionados frutos de otros lares de la geografía española,  pero en su extremo y en cierta forma, también es malo. Para entender el mundo en el que vives, creo.  Falta conocimiento del origen.

Dos aspectos de la información, en concreto, contribuyen a este fenómeno más aún: la televisión y Facebook. Contextos que cambian, lugares que ni  se conocen… El tema es: ¿¿¿terminaremos locos???

Espero que no, si al menos pongo la voluntad en centrarme, en eliminar algunos de estos estímulos distractores y en interesarme un poco en profundidad por las cosas.
Qué casualidad encontrar en el diario La Vanguardia de hoy un reportaje del señor Francesc Bracero y otra columna de Josep Corbella sobre esto, precisamente:

“El cerebro se adapta a los estímulos de Internet”: El alud de información y pantallas dispersa la atención”. Y que lo digan, oigan y que lo digan.

Acerca de sandra

Me gusta el campo y vivo en una ciudad. Bueno, intento aprovechar todo lo que tengo al alcance y hasta he llegado a ver un olivo delante del Corte inglés, que pasa desapercibido, el pobre.
Esta entrada fue publicada en >Un poco de filosofía de vida. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>