Pensando acerca del tiempo que requieren las cosas (las personas, los procesos, etc)

reflexionando

El otro día me propuse estudiar el tiempo que duran diferentes procesos, con objeto de constatar que hay muchos aspectos en la vida que requieren de más tiempo y no se les dedica… El tiempo es un factor determinante del funcionamiento bueno o malo de muchas cosas… Por ejemplo, en la cocina, los platos requieren de un cierto tiempo de cocción… Si es el adecuado sale bien el plato si no lo es, queda mal.

¿Cuánto tiempo dedicamos a las cosas? A las relaciones sociales por ejemplo: ¿Un par de minutos en saludar a los vecinos? Un par de minutos a ver un vídeo en Facebook… Un cuarto de hora algunos médicos en atender a una persona, unos minutos en cruzar un semáforo, media hora en ojear el periódico en un bar o cafetería… No olvidemos una cosa… para conocer a las personas, para entender una situación en profundidad, se requiere de tiempo. No es cosa de un día. Puede ser cosa de dos, tres y más. Columbo, el detective de una serie de los años 70, empieza y termina sus investigaciones con éxito porque no cede a la presión de los demás por dedicar poco tiempo a las cosas que le interesa saber. Al contrario, insiste,  insiste en continuar queriendo saber, preguntando, entendiendo y ligando cabos para concluir finalmente.

Es cierto que a veces tenemos prisa o queremos conseguir las cosas con rapidez. Sin embargo, si queremos profundizar un poco, relamernos un poco, hemos de dedicar un cierto tiempo a las cosas. Darle al tiempo el valor que se merece. Como sucede en el amor entre dos personas. Lleva su tiempo forjarlo. Y en el caso de la comunicación que nos ocupa… Dedicarle el tiempo a escribir y a saber, no pasar página muy rápido de las cosas es importante.  Hay algo que se llama seguimiento. Quiere decir lo contrario de cambiar de tema enseguida, quiere decir que hay un mañana y lo tendré en cuenta. Quiere decir que no me disperso con rapidez de mi objetivo, que persisto en él. Y así, por tanto, puedo hacer un trabajo bien hecho. Puedo entrar a investigar un tema. Puedo dar una opinión real y vivida. Pero si nos dejamos llevar por la rapidez con la que pasan muchos acontecimientos, eso afectará a otras áreas de la vida, y no nos dedicaremos a fondo a ningún aspecto que puede ser de interés. Lo dejaremos pasar rápido, como pasan las noticias en el televisor, los anuncios, los coches por delante de la calle. Saludaremos rápido a los amigos y les diremos: “·lo  siento, tengo prisa” o simplemente, “No tengo tiempo”… y claro, cuando se trata de que te atiendan en un hospital o te presten una atención necesaria esa falta de tiempo  sabe mal. Hay que prestarle un poco a ciertas cosas. Al diario, pero también a otros temas de interés, que no están de moda, como la generosidad de algunas personas: El señor Ferrer Elizabal. Ha cedido unas becas al Colegio de Periodistas de Cataluña. Gracias. Gracias por hacernos confiar en la gente, en la recompensa de un esfuerzo, en la profesión periodística, en la posible labor positiva que implique, en la gente, en el mundo, en la vida. ¡No todo son estafadores que pasan de los demás!¡Que no tienen  ética! ¿Sabéis cómo se define? Una definición posible es esta: “La ética se relaciona con el estudio de la acción humana, es una declaración moral que elabora afirmaciones y define lo que es bueno, malo, permitido, etc., obligatorio, en lo referente a una decisión o acción”. Según la web www.Definición. De.

¿Y en manos de personas sin una clara idea de lo que está bien o mal está, por ejemplo,  el mercado inmobiliario o la gestión política?¡Qué desastre! En cambio, qué gusto da la gente solidaria que hace cosas positivas por los demás, que se desprende un poco del afán de tener tanto y se dedica a ser, poniendo en práctica la idea que el señor Erich Fromm dejo escrita en su libro “Tener o ser”.  En fin, ha sido un placer dedicar un tiempo a este escrito.

Por Sandra Llubiá Arnal

 

Acerca de sandra

Me gusta el campo y vivo en una ciudad. Bueno, intento aprovechar todo lo que tengo al alcance y hasta he llegado a ver un olivo delante del Corte inglés, que pasa desapercibido, el pobre.
Esta entrada fue publicada en >Un poco de filosofía de vida. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>