Valor y precio

monedas-de-oro

Estoy harta de que siempre se piense que lo caro es mejor que lo barato…

Opino que si tengo hambre, me planto delante de una tienda de productos de lujo muy caros (sean los que sean) y no me interesa ninguno.

Opino, también que cuando voy a comprar algo que no es comida, a diferentes precios, no encuentro que lo caro sea mejor que lo barato ni sinónimo de calidad: ¡Que va!  ¡El valor es el que yo le doy! Y si una bufanda que me abriga vale un euro, para mi bendita sea. No es mejor otra que cueste cien, por sistema.

El valor depende de nuestras necesidades y de nuestro modo de pensar. Por ejemplo, unas lentejas son muy valiosas y cuestan poco dinero.  O unas alcachofas. ¡De lo mejor que hay! Un reloj caro puede no serme útil en nada. Entonces, ¿por qué preocuparme de que no tengo dinero para comprar un reloj? Me da igual.  En general: ¿Por qué valorar las cosas caras como mejores? Creo que muchas veces nos equivocamos en el modo de pensar. Tanto en este como en otros aspectos: nos formamos ideas que se pueden revisar. Creo que hay una tendencia a pensar que cuanto más caro es algo que compras, mejor es y que  es un notable error. ¡Y sobre todo si lleva a la gente a tener deudas o a estafar a otras para conseguir ese dinero que consideran tan preciado! O a sentirse infelices.

Por todo esto pienso, como Antonio Machado, que quien confunde valor y precio es, directamente, un necio.

 

Acerca de sandra

Me gusta el campo y vivo en una ciudad. Bueno, intento aprovechar todo lo que tengo al alcance y hasta he llegado a ver un olivo delante del Corte inglés, que pasa desapercibido, el pobre.
Esta entrada fue publicada en >Un poco de filosofía de vida. Guarda el enlace permanente.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>