Autora

Me llamo Sandra Llubiá Arnal. aunque también me hubiera gustado llamarme Lola.
yofuckcovid
Aqui con la pertinente mascarilla.
Y debajo, sin ella, respirando un poco mejor.
anothera elegir
Nací en Barcelona en 1972 y me llevaron a vivir a Madrid, donde estuve muchos años, que serían los de la movida madrileña,  y los de mi infancia, hasta volver de nuevo a la Ciudad Condal.
Me Diplomé en Trabajo Social, que me parecía una carrera con mucho interés, con asignaturas como Antropología y sociología, que me gustaban mucho.  Tenía un espíritu de ayuda y de cambio, que a la hora de la verdad no es tan fácil de llevar a cabo en la práctica como creía pero me gustó. Y conservo algunas actitudes reivindicativas.
Luego me Licencié en Ciencias de la Comunicación.
No puedo negar que he dado muchos tumbos, como quien dice. El entorno me parece a mi muy revuelto y nunca he visto fácil encontrar el norte con claridad, en el mundo laboral y por qué no decirlo, el afectivo tampoco. Pero bueno,
si le encuentras sentido y pasión a la vida, observando, aprendiendo y tratando a gente interesante, vale la pena vivir a pesar de lo frustrante.
Me considero multifacética, lo cual tiene su lado positivo y su lado negativo. El negativo es que resultas desconcertante, porque no eres una persona estándard,  pero el positivo es que una vale para cosas muy variopintas y lo mismo se le ve escribiendo, que explorando, que sufriendo en una entrevista de trabajo, que si pringando en uno mal pagado, que si triunfando con la edición de un libro autoeditado que la gente valora mucho, que si disfrutando de la vida en el Penedés, que siendo sociable con amigos y gente en la ciudad en la que vive, que si disfrutando mucho de la soledad o ves a saber. Pero tener capacidad de adaptación y aprendizaje en circunstancias distintas, puede traer resultados positivos y hay quien sólo se ciñe a hacer una cosa para la que le han enseñado. A mi me parece bien saber un poco de todo.
Trabajo como Community manager de una red social durante muchos años, dedicada a la salud mental, ofreciendo contenidos, información y orientación a los usuarios. Esto compagina la labor de comunicación con la del trabajo social, aunque lo cierto es que la ayuda a los demás nunca es automática y no se puede nadie creer que cambiar a los demás es fácil.
Soy amante del arte y la imaginación como forma de expresión.  De hecho, los niños se forman y crecen gracias a ello.
En tu vida, encuentras muchas soluciones cuando piensas y haces uso de tu imaginación y de los recursos que tienes a tu alcance.
alteregoconrulos
He hecho exposiciones de fotos sobre el campo, sobre la suciedad de las ciudades y los tapones de corcho en locales de mi barrio, como el Casal de Santa Amelia, que tiene una sala destinada a este fin, por la que pasa mucha gente, incluida yo, con mis fotos, que pretendían concienciar de que podríamos todos cuidar más el entorno y valorar más la naturaleza.
dirijasealanaturaleza
He creado una asociación de artistas variopintos para que podamos intercambiar nuestras ideas o expresarlas, simplemente. Estamos en la calle Copérnico en un pequeño local lleno de cuadros que se abre sólo algunas veces.
Colaboré brevemente con Drap art, que es un grupo de artistas que crean a partir de objetos usados y hacen maravillas. ¡Qué genial lección de vida las de quienes saben ver en cosas que otros desprecian un tesoro, creerme!! Hice alguna obras con tapones de corcho, como llaveros y tonterías por el estilo, que no dejan de tener su gracia.
asociacionaniullos
Anillos hechos con tapones 
de corcho, muy divertidos.
asociaciondeartistasasociacion
La Asociación
Me gusta mucho crear y me gusta la innovación. Creo que se debe dar un giro a la vida cuando ésta está encasillada, si más no, un giro en la actitud. De ahí nace la experiencia de salir al campo y el libro que trata de esto, porque realmente me sorprende muchísimo lo que llega el ambiente a condicionarnos y en este sentido lo muy inmersos que están los ciudadanos en su vida en la urbe, entre coches, tiendas, servicios (magníficos o no) pero el hecho es que la agricultura nos queda tan lejos que somos unos ignorantes tremendos. ¡Y qué bien se respira en un lugar despejado! Sin edificios de cuarenta plantas.  Me horrorizan algunos pueblos y ciudades que han crecido verticalmente de un modo inquietante para el futuro, con lo bonito que es estar en el Ampurdán en pueblos cuyas casas no superan las dos plantas nunca y puedes ver con tranquilidad las estrellas de noche.
Me encantan las plantas.
cactuscactus2
He abierto una página en Facebook titulada Pon una planta en tu balcón con la feliz idea de que si todos pusiéramos alguna planta, la ciudad fuera mucho más bonita y se respirara mejor aire. ¡Qué fácil propuesta! Algunos políticos actuales se creen que tienen que intervenir en temas, como la igualdad de género, (que es algo que hace mucho tiempo que ya se ha debatido y está en auge y que pertenece al dominio social de la gente, y no es una “cuestión de Estado”) que para mi no son tan importantes como el medio ambiente, que sin duda es crucial.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>